Tu diversión en nuestro punto de mira.

Cuatro años en la brecha

Cuatro años en la brecha.

El 22 de Julio del 14 abría el local con toda mi ilusión,  después de dar el salto al vacío en octubre del 13 abandonando la Caja para ir a por mi sueño.

Cuatro años llenos de satisfacciones, ilusiones, alegría, crecimiento personal y profesional pero también de sinsabores, resolución de conflictos de todo índole  (de recursos humanos, negociaciones con clientes y proveedores, errores que costaron lágrimas y preocupaciones, avances paulatinos y retrocesos que fueron como zarpazos).

Cuatro años en el peor de los momentos para empezar un negocio y en una plaza muy difícil como es León. Todo el que aquí comienza entenderá esta afirmación.

Cuatro años que se me han pasado en un suspiro. Miles de horas trabajadas y miles de proyectos iniciados  (unos con éxito y otros fracasados).

Cuatro años al pie del cañón haciendo números y sacrificando tiempo.

Cuando tenía 16 años mi padre falleció dejándonos en una situación económica terrible (un año de baja en un autónomo de los 80 con personal, hasta hoy sería la ruina de cualquier empresa, en aquellos tiempos aún más porque los créditos tenían el interés en la estratosfera).

En aquel momento tuve que trabajar en el verano para ayudar en casa y  poder pagarme los libros de la Universidad. Emancipada a los 17 recien cumplidos no me quedó mas remedio que remar. Saque la Ingeniería Industrial (que no era la carrera que me hubiera gustado hacer pero tenia a su favor salidas y estar en León), en tres años. Lo contrario significaba perder la beca y tener que dejar de estudiar.

Esfuerzo, tesón, constancia y una realidad muy cruda en casa me hicieron madurar muy deprisa.

Recuerdo que salía muy poco (no tenía ni tiempo ni dinero) pero siempre que lo hacía era con personas mayores que yo. Los de mi edad me resultaban inmaduros. Hay que ver lo que marcan las circunstancias a las personas…

Una vez acabada la carrera me seleccionaron junto a otras 17 personas para entrar en CASA (Construcciones Aeronáuticas, SA… actualmente Airbush) de una parrilla de salida de más de 3000 candidatos. Tenía 20 años recién cumplidos y una ingeniería industrial debajo del brazo con Matrículas de Honor.

Desde ahí mi vida se volvió fácil, buena nómina y buen trabajo.

Debe ser mi aversión a lo fácil lo que me ha hecho ir dando saltos en la vida.

Mil capítulos más tarde llegó el actual: Laserlol, mi proyecto.

Cuento lo de mi adolescencia porque a veces comparo lo difíciles que fueron aquellos años en cuanto a esfuerzo con estos otros cuatro.

Empiezo a obtener los frutos, mi vida empieza paulatinamente a respirar. Mi producto y servicio es valorado por el cliente y estamos creciendo a buen ritmo.

Me dejo la piel en el camino. Pero si en aquellos años lo que me empujaba era mi supervivencia, hoy es la de mis hijos. No se que fuerza es mayor, pero afirmo que ambas son muy poderosas.

Mañana celebramos el cuarto aniversario trabajando, como no podía ser de otra manera, con el local lleno en un par de banquetes de comuniones tardias que han tenido la gentileza de dejar su evento en nuestras manos.

Siempre agradecida a quien me ha apoyado desde el momento -4 y siempre agradecida a quien no hizo más que ponerme zancadillas desde el mismo momento: gracias, de verdad, me has hecho crecer aunque me consta que no era tu intención.

Me he convertido en una guerrera. Cuatro años de experiencia. Y lo que me queda….

 

Carmen LaserLoL.

 

 

Llega fin de curso…

Y estoy que no doy más de mi. Me gustaría saber que a otras personas también les pasa… ¿alguien en la sala?

Exámenes en los coles junto a la perspectiva de que se acaban las clases con toooooodos los niños, en mi caso adolescentes, tensionados… tanto que tienes que pasar de puntillas por su lado. De lo contrario te enganchan y no te sueltan al grito de “No lo entiendo”, “Ayúdame”, “Explícamelo”… y te tiras dos horas repasando como si el examen lo fueras a hacer tu. ¿Os pasa?, en serio ¿os pasa?

Al menos yo ya dejé atrás la época de las funciones escolares de fin de curso y de tener que buscar, como si la vida fuera una gymkana, todo lo necesario para los niños en ellas. Ahora mis hijos, ya se gestionan a su gusto todo lo que tienen que llevar o preparar. Siempre me agotaron mucho las funciones. Por los nervios y por todo lo que llevaba implícito de gestión del trajecito, de los tocados, de los complementos, etc. Podéis llamarme “mala-madre”. Ahí, lo admito.

Luego está el tiempecito que hace, que no se sabe si va o si viene, tengo los armarios que me revientan entre la mezcla de la ropa de verano y toda la de invierno que aún no me he decidido a guardar.

El trabajo del día a día, en el local y en casa, la gestión de todo lo necesario para que nada falle, mi búsqueda incesantes de ideas para el pequeño: osea para mi negocio (del estrés que me produce esto último, no puedo culpar a nadie más que a mí misma: es mi naturaleza).

Tanta ocupación, que ayer tomé un par de vinos en el transcurso de una reunión de networking y fui para casa haciendo eses. La falta de costumbre, ja, ja.

Y dentro de este caos, que no es más que la punta del iceberg de lo que me ronda en la cabeza, estaba mi sentimiento de culpabilidad por tener tan abandonado el blog. Así que hoy me he dicho: Carmen, espabila. Y aquí estoy.

Buscando treinta minutos para escribirlo, últimamente me permito muchas licencias… tomar un café fuera del local, comer con una amiga a la que veo poco, salir un rato con mis hijos, dar un buen paseo a la perra y ¡¡madre mía!! qué bien sienta todo esto.

Seguramente pensaréis que son tonterías, pero esas tonterías son mis momentos de escape, relax y felicidad.

Pero ánimo a todos, ya queda poco para que acabe el curso y llegará el verano, que este año va a durar hasta octubre… dado el ritmo que traen todas las estaciones… y, aunque nosotros seguiremos trabajando a tope, el calor y el sol nos darán toda la energía del mundo. ¿No es genial?

Eso sí, en agosto me perderé en cualquier isla unos días y me llevaré un buen libro, el pareo y la mejor de las compañías: mis hijos. Aprovecharé para ver a mis familiares lejanos, a mis amigos… porque el verano es VUESTRO. Aunque sólo sean unos días, y el resto del año sólo me veáis en foto (ironía en modo ON).

Mil besos y abrazos y a seguir peleando, que la vida son dos días.

Carmen LaserLOL.

Realidad Virtual

Hola!!

Os tengo desatendidos, lo sé…. pero he estado muy liada montando la novedad del local. Gafas de Realidad Virtual.

Una pasada, lo juro.

Se me metió en la cabeza, el día de la foto, en la Feria Game Experience en Madrid en noviembre del 2016 y no he descansado hasta traérmelo. Después de hacer la friolera de cuatro horas de cola para poder probarlas por cinco minutos y porque mis hijos tenían que jugar sí o sí, resultó que la experiencia fue alucinante.

El día que descubrimos la Realidad Virtual con HTC VIVE

Me quedé tan flipada que no se me iba de la cabeza. Esto es la leche. En el 2017 lentamente fueron naciendo cibers donde poder jugar con ellas, en concreto tres en Madrid y dos en Málaga.

En 2018 nace el nuestro, ya está aquí! lo tenemos!! Dotadas con 21 juegos, cada una de las salas te permite viajar a cualquier lugar del mundo con Google Earth (brutal… yo ayer me posicioné sobre la catedral de León y entré en ella… flipante… las vidrieras al alcance de la mano…. descomunal).

Muchos juegos para todos: tranquilos, relajantes, de miedo (estos yo no los puedo probar porque me da un yuyu), de acción, de fobias, de vértigo (montaña rusa y esquí son alucinantes), todos provocando reacciones físicas del cuerpo reales a un juego que es virtual… nuestro cerebro totalmente inmerso en el juego y viviéndolo desde dentro. En serio… LO FLIPAS!

Zombies, gladiadores, ninjas, mago, viajeros…. ¿qué quieres experimentar?

A partir de ahora, ya puedes probarlo. Te espero en el láser.

Carmen

 

La vida es un espejo… ¡qué razón tenía Ghandi!

Este año me he propuesto a mí misma el reto de no dejarme abatir por las situaciones difíciles. Normalmente las sobrellevo con entereza, pero este año quiero más, quiero ser capaz de sobreponerme a ellas y que sean mi aliciente para crecer. Mi “apalancamiento” personal de desarrollo.

Una vez hecha esta reflexión, me he empezado a sentir mejor y al traducirse este estado en una situación de mayor paz interior, me he encontrado con que las cosas me resultan más sencillas, las personas más amables, los tragos más llevaderos… así que en mi opinión sí, Ghandi tenía razón: la vida es un espejo.

 

Sonrío y me sonríen, ayudo y me ayudan, soluciono y me resuelven… curioso pero cierto. No al 100% claro, pero ese porcentaje residual que no cumple la ley del espejo me sirve de baremo para separarme de aquellos que no quiero en mi vida. Así de simple.

Si no te lo crees prueba. No tienes nada que perder.

Saludos!

Carmen LaserLOL

Carta a los Reyes Magos

CARTA DE LASERLOL A LOS REYES MAGOS

Sé que ando tarde… pero los Reyes son “MAGOS” ¿no? Estoy convencida de que mi carta llegará a tiempo.

Seré muy breve, para los niños laserlolianos sólo pido: el afecto incondicional de sus familias, tiempo de calidad para compartir con ellas, salud para crecer, que no les falte un buen cuento a la hora de dormir, que desarrollen la empatía para convertirse en adultos sensibles a los demás, y un toque de rebeldía para luchar contra las injusticias.

Han sido muy buenos este año, así que escuchadme Melchor, Gaspar y Baltasar: ¡se lo tenéis que traer! Porque ellos se lo merecen!

Para nosotros nos gustaría: trabajo, salud y energías para perseguir nuestros sueños y acometer los nuevos proyectos que tenemos en mente.

Gracias de corazón,

PD: Tendréis unas galletitas y leche cuando paséis por casa y un poco de agua para los camellos. ¡Ánimo esta noche, que sabemos que es agotadora… pero muy gratificante! ¿Verdad?

Carmen LaserLOL.

Dos días libres en la agenda!!

Sí, vale… que son las vacaciones de Navidad, que estamos hablando del 24 y el 25 de diciembre, que bla, bla, bla,… pero tenemos dos días libres!!

Cuando eché a andar mi negocio sabía de esto… del tiempo, ese bien escaso, que iba a tener que dedicar a sacarlo adelante. Horas y horas ingentes, que empiezan a dar su fruto, afortunadamente.

Porque sacar adelante un establecimiento no es fácil. Este tiempo de dedicación, que me recordaba esta mañana una cliente y amiga con la frase “no trabajes tanto”, lo comparo con mis tiempos de estudiante universitaria con becas, donde suspender no era opción si quería seguir estudiando. Años de sacrificio para conseguir cambiar mi situación. Eso fue hace un millón de años. Pero es lo mismo. Aquella vez lo conseguí y esta…. ¡¡ya casi…!!

Tres años y medio en la empresa, miles de horas de trabajo, pocas horas de sueño, muchas robadas a la familia… y todo para sacarlo adelante. Muchas personas me preguntan si me ha merecido la pena. Pero es que…. siempre quise hacerlo. Con muchos sinsabores pero también muchas, no, ¡muchísimas! satisfacciones hoy se ha hecho realidad el negocio con el que soñaba.

Comento esto con la cautela del que se sabe siempre en la cuerda floja. El mundo de los negocios es así. No todo el mundo vale para ello. Tienes que estar para las duras y las maduras, llegar el primero y marchar el último, controlar a tope los gastos, corregir tus error -y muchas veces pagar por ellos-. Estar dispuesto a sacrificar y a entregar tu alma en el intento. Y lo más difícil de conseguir para muchas personas: mantener la ilusión.

Pero aún así no lo cambio. Cientos de veces doy las gracias a mis clientes, más de 2000 cumpleaños celebrados desde aquel 22 de julio del 2013 cuando abría las puertas.

Y pienso…. dos días de descanso ¡GUAU!…. para abrazarme a mi familia, para comer con ellos, para dormir, para ver una buena peli o leer una novela ¡¡cuántas tengo pendientes!!….

¿Y eres feliz? me preguntan… la respuesta es ¡¡¡SÍIIIIIII!!!

Por eso, y en este momento previo descanso… aprovechando las fechas que son… os deseo a todos Feliz Navidad. Abrazo enorme para los que este año echarán de menos a alguien en su mesa, que el próximo sea más piadoso con todos vosotros. Abrazo enorme para los que tenéis la suerte de reuniros todos: aprovechad el momento y disfrutar de él. Da igual que seáis 2, 5 ó 27… lo único importante es tener la suerte de estar juntos.

Y por todo ello, mañana estaré con los míos dándoles todo el amor, como siempre, y un poco más de tiempo, como casi nunca. Porque por ellos vale la pena todo. Pero cumplir mi sueño me realiza como persona y me hace enormemente feliz.

Besos a todos y feliz 2018.

Carmen LaserLOL.

Diciembre

Hay dos épocas en el año que me entusiasman: el verano y diciembre.

El verano aúna el buen tiempo, los días largos, las escapadas al mar, las terrazas, las noches bulliciosas en la calle, las visitas de los que viven fuera y vienen a pasar unos días en su pueblín, los helados, la ropa fresquita… por eso y un millón de motivos más adoro el verano.

Pero vivo en León (mis paisanos entienden lo que quiero decir con esto). En León hay invierno 9 meses al año, y eso que el 2017 ha sido muy bondadoso y nos ha regalado un otoño muy agradable por estos lares.

Con la estación llegan otras cosas que también me gustan: el esquí en San Isidro (al que ahora pocas veces voy por escasez de tiempo), las castañas, el calor de los bares, los cafés que calientan las manos… y Diciembre!

Adoro Diciembre porque adoro la Navidad. Obviamente a mucha gente no le gusta. No es que crea que todos tengamos que ser felices por ser Navidad, lo sé, eso es en sí mismo una patraña. No es que no eche de menos a mis seres queridos, les echo de menos y mucho. Pero adoro las reuniones de mi pequeña familia en la que nos contamos una y mil veces las anécdotas de una u otra Navidad,  recuerdo con ingente cariño mi Navidad de niñez en la que nos juntábamos todos y la abuela se pegaba el tute en la cocina sin que a nadie le faltara eso por lo que suspiraba, una torta de turrón duro, unas peladillas o una copita de orujo con guindas… fuera lo que fuera, la abuela lo conseguía.

Recuerdo poner todos juntos el Belén, nosotros lo llamábamos el Nacimiento, y cómo íbamos al río a recoger piedras y al monte a por musgo… en mi infancia aún no era una especie protegida… sí, tengo una pila de años ja, ja.

Más tarde unos años difusos donde la Navidad era la época de los excesos en todos los sentidos y luego mi maternidad que me llevó de nuevo a reunir a la familia, a montar el Nacimiento con los niños, a poner el árbol (en mi casa no se ponía pero había espumillón hasta en la sopa), a envolver y a esconder los regalos, a ponerle galletas y leche a los Reyes Magos, a pelar frío en la cabalgata y a escribir la carta y buscar un paje que se la pudiera hacer llegar a sus Majestades. A películas mágicas familiares y a brindis con cava para los mayores y gaseosa para los niños.

A miles y miles de cosas bonitas que trae consigo la Navidad junto con otras, como la nostalgia de aquellos con quien me gustaría compartirlas y que no pueden estar a mi lado.

Por eso, y porque este año ha sido duro pero ya está próximo a finalizar, perdonadme mi candidez para pensar que el próximo puede ser mucho mejor y desearos a todos que paséis una Feliz Navidad junto a vuestros seres querídos. Disfrutad con y de ellos. Y que esa felicidad no se apague en Enero.

De corazón,

Carmen LaserLOL.

 

 

Y llegó el frío….

Se llena nuestro bar con los griteríos de los niños, de tardes festivas y de animadas cenas. En el primer turno, monitores animando a los peques para que disfruten mu-chi-chi-chísimo de su celebración de cumpleaños, mientras los padres se relajan o se dedican a otros quehaceres.

En el segundo, cenas y más cenas de amigos o familias que vienen a pasar la velada con nosotros, a cantar en el karaoke, a encontrarse aquí como en casa, cumpleaños sorpresa que regalan a su protagonista una emoción inolvidable: la de sentirse querid@.

Y nuestra complicidad, para lograr que todos los eventos sean un éxito. Porque nos dedicamos a lo que nos gusta… y eso se nota!!!! Porque nos sentimos bien cuando te vas feliz, porque nada de esto sería posible sin ti. Porque tenemos el mejor de los equipos: en cocina, en animación… sois grandes chic@s! y porque cada tarde o cada noche, nos desvivimos para que todo salga perfecto.

A veces sólo conseguimos nuestro objetivo al 90%, pero peleamos cada día por superarnos. Y tú nos ayudas a hacerlo.

Porque en el frío de León, queremos que sepas que te puedes abrigar al calor de LaserLOL.

Carmen

No doy abasto…. pero estoy feliz!

Entre cumpleaños, cenas, eventos, patinaje, pintura, Eskuela de Desarrollo Personal, diseño y revisión de la nueva web, algún que otro proyecto frustrado (pero que quita tiempo mientras se diseña)… lo juro. No doy más de mí.

Si a esto unes que en lo personal y, como sabéis, soy madre monoparental de dos adolescentes, tengo a la venta mis pisos… a ver cual se vende…en el otro nos quedamos a vivir… y miles y miles de problemas que tengo que resolver, a veces me fallan las energías.

Pero como superviviente que soy, al cáncer, a la orfandad de padre a 16 años, y como consecuencia de ella la falta de dinero en la adolescencia que me impulsó a clavar los codos para sacar la carrera con becas ( entonces tampoco era fácil… que si no aprobabas una en primero de Industriales te echaban de la carrera y si no aprobabas todas, obviamente te quitaban la beca), a un divorcio, a una Caja España demolida, a un Elosúa desbaratado y a miles de episodios que concurren en la vida, en la mía como en la de cualquier persona… no me rindo!

la foto 2_2

Cada proyecto que sale, me carga las pilas, me he hecho resiliente. Sonrío con cada bache y me levanto cada mañana para ir a por todas. No sé hacer las cosas de otra manera. Todas las piedras del camino me han ayudado a fortalecer mi carácter, me han convertido en la persona que soy.. y cuando, de vez en cuando, un niño me saca una risa, es tan sincera que me sorprende a mí misma.

Y es que la vida no es más que eso…. tirar para adelante y disfrutar de cada pequeño instante. Que al fin y al cabo, es lo que tenemos.

Carpe Diem. Vive ahora, y sé feliz.

Carmen LaserLOL.

Trabajo y conciliación

Qué bonito en el papel y qué difícil en la práctica. Cuando trabajaba por cuenta ajena, me pasaba el día pidiendo permisos, tirando de mi escueta familia, y acudiendo a las guarderías para poder compaginarlo todo.

Mi caso, como el de muchos otros a día de hoy, era más complejo al ser mi familia monoparental: una madre con dos hijos.

Mucho queda por avanzar en este terreno para parecernos, por ejemplo, a los países nórdicos que nos llevan kilómetros de ventaja.

Por este motivo, me resulta fácil ponerme en el lugar de esos padres y madres, agobiados por la tiranía del trabajo y la obligación hacia los hijos.

Este año, me piden que haga ludoteca el día 13 de octubre. Sí, sólo el día 13, porque no todas las familias tienen puente, ni a los abuelos cerca, ni una tía en el pueblo que se pueda hacer cargo.

6-00 pm - The Agave Cove - 1912 Nelson Street, Minaki, ON

Contamos con pocos niños para ese día lo que va reñido con rentabilidad, desde el punto de vista empresa, pero lo vamos a hacer igualmente. Porque nos ponemos en la piel de nuestros clientes, porque sabemos que necesitan este servicio y porque hacerlo, si bien en esta ocasión puede no ser rentable económicamente, sí es muy gratificante personalmente.

Por eso, recibiremos a los niños con toda la alegría y pasaremos el día jugando con ellos, mientras sus padres trabajan para que puedan estar despreocupados.

Hoy, mis hijos ya son adolescentes, pero una vez fueron pequeños y yo también necesité toda la ayuda. Hoy os la presto yo a vosotros, a los que la necesitáis. Y de corazón.

Carmen LaserLOL